Dios, solo tú tienes palabras de vida eterna. SABADO 14 de Octubre

Leer Lucas 11:33-36 Todos anhelamos tener buenos días sobre la tierra; ser buenos padres, buenos hijos, buenos hermanos, buenos profesionales, buenos en todo lo que emprendamos, pero muchos no quieren la instrucción de un padre; quieren la bendición pero no la formación. Lo que Dios desea para nuestros hogares es que vivamos días de cielo sobre la tierra y para ello necesitamos diariamente recibir la enseñanza de nuestro Padre celestial. Si tu enseñas a tus hijos, si los amas como dice Dios en su palabra, si van a la Iglesia juntos, si se reúnen diariamente para orar, para realizar el Altar Familiar y vivir en armonía, entonces se van a abrir las ventanas de los cielos y Dios empezará a derramar sus bendiciones sobre las familias.

Dios Padre, no escatimó en darnos a su Hijo, ¿cómo no nos dará todas las cosas que le pidamos? Cuando somos obedientes a Dios, tenemos gratitud, amor, para con El, vamos a disfrutar como familia y Él nos va a mostrar el camino que tenemos que andar. Dios le dijo a Abraham, si tú le enseñas a tu casa mis pensamientos yo te voy a mostrar mis caminos. Las promesas se van a cumplir cuando obedecemos Su Palabra. Familias que oran unidas permanecen unidas y van a ser de bendición para la sociedad, para las empresas, los vecinos, las ciudades; nuestros hijos van a ser exitosos en el Colegio, en la universidad, en sus hogares cuando los tengan. El firme deseo de Papà Dios, es que Su Palabra esté todos los días en nuestro corazón y esto puede lograrse, cuando somos disciplinados, nos reunimos con nuestra familia y le enseñamos a los hijos a temer al Señor, a andar en sus caminos, a amarlo y a servirle con toda su alma, con todas sus fuerzas y con todo su corazón.

Si tú no estás disfrutando del hogar que siempre soñaste tener, si ves que estás muy lejos de tener la familia ideal, quiero decirte que esta palabra también es para ti; Papà Dios te está diciendo que le des la oportunidad de bendecirte y de transformar tus obscuros días en días soleados; nunca es demasiado tarde para comenzar, no conozco el primer caso que a nuestro Padre Dios le haya quedado grande; no existe un corazón duro de un esposo que no pueda ser transformado por el amor de Dios; ni de un hijo rebelde que no vuelva arrepentido a los brazos de mamá dispuesto a caminar en obediencia. Decide darle a Jesús las riendas de tu hogar, que Dios sea el centro de tu familia, de tu casa, que Él ocupe el primer lugar en sus vidas. Escuchen “Estoy asombrado” de Planetshakers

Haz en voz alta esta oración: “Amado Padre Celestial reconozco que he pecado, te he fallado y te pido perdón, me arrepiento, y acepto a Jesucristo tu Hijo, como mi ùnico y suficiente salvador, quien siendo Dios, vino a la tierra en forma de hombre, a morir por mí en una cruz, resucitó y está vivo, yo lo invito para que entre en mi corazón, y gobierne mi vida, escribe mi nombre en tu libro de la vida, ahora soy tu hijo, y tengo vida eterna, llèname ahora mismo con tu Espìritu Santo. Amén” Terminen este Altar Familiar con besitos y abracitos en familia. Escuchen “No soy Esclavo” de Twice

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>