El poder de una familia unida en Dios SÁBADO 10 de Febrero

Isaias 1:19 “Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra” Es interesante notar que todos están dispuestos a comer del bien de la tierra, pero no todo el mundo está dispuesto a OBEDECER. Una persona obediente también es una persona humilde. ¿Por qué? Porque pone la voluntad de Su Padre Dios, sobre su propia voluntad y sus propios deseos. Debemos tener la misma mente de Cristo, Jesús se despojó a sí mismo y tomó la forma de siervo humillándose a sí mismo hasta la muerte, y muerte de cruz, eso lo dice Filipenses 2:5-7. Asi de completa era su humildad y OBEDIENCIA. Jesucristo el Hijo de Dios, se hizo siervo.

Hay muchas personas que no quieren bajar a la posición de humildad. Quieren ser reconocidos y tener importancia, pero no quieren reconocer a Dios como Su Señor, humillan a su familia, lastiman a los demás con su prepotencia. ¡De hecho llegamos a ser ALGUIEN! Cuando tomamos importancia para Dios y lo adoramos por medio de Jesucristo. La obediencia en humildad nos permite gobernar con Cristo Jesús. La razón por la cual las personas no están recibiendo nada, es porque su actitud con su familia es equivocada, muchos creen que le hacen un favor a Dios cuando hacen algo correcto y dicen: “Dios hago esto por ti, asi es que me debes” Pero Dios no les debe nada.

¡Nosotros le debemos todo a Èl!. Todas las bendiciones de Papà Dios, los deseos de Su corazón, vendrán a tu vida, se harán realidad, todas las promesas de ti Padre Dios serán suyas cuando tu OBEDECES Su consejo, Su palabra y cuando amas a tu familia. El poder del Espìritu Santo se manifestará en tu vida. Si vivimos bajo los principios divinos, comeremos las riquezas de la tierra. En Cristo somos alguien, reinamos en esta tierra en vida, poseemos la tierra prometida. Este es nuestro año de la GRAN COSECHA SIN LIMITES, MILAGROS, SANIDAD, POR CAUSA DE FAMILIAS UNIDAS EN BENDICION.

Haz esta oraciòn en voz alta: “Bendito Padre Celestial, gracias porque pensaste en mì, mucho antes que yo pensara en tì, y tù me amaste primero, te pido perdòn por mis pecados, me arrepiento, hoy cambio de rumbo y te entrego mi vida, para que Jesucristo tu Hijo entre en mi corazòn y me gobierne, escribe mi nombre en el libro de la vida y llèname con tu Precioso Espìritu Santo, quiero vivir en victoria junto con mi familia. Amèn” Recuerden el besito y abrazo en familia. Escuchen la canciòn “Hijo de Dios” de Majo y Dan

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>