Jesucristo nuestro Salvador JUEVES 07 de Diciembre

 

Lucas 2:6-7 “Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón” Augusto Cesar quien gobernaba en Roma, hizo por una ley, que toda persona volviera al sitio donde había nacido, para que se registraran en un libro; José había nacido en Belén y por eso tuvieron que viajar hasta allá, buscaron un lugar donde hospedarse y no lo encontraron, así que la única opción era un establo, y ese mismo día María dio a luz al Salvador de la tierra, ¿era este el lugar apropiado para un rey? Y no cualquier rey, porque se trataba del Rey de reyes, quien, además, tuvo que ser acostado en un pesebre, que es una especie de cajón donde los animales comen.

¿Qué clase de cuna es esta? Esta es la bienvenida que el mundo le da a su Salvador, pero Él lo hizo por amor, luego es perseguido por Herodes para ser asesinado, y siendo tan solo un bebé, en los brazos de sus padres, tiene que huir hacia Egipto; desde su nacimiento rechazado por los hombres, pero Él lo hizo por amor, para Salvarnos, vino a traernos luz, esperanza, salvación, pero toda su vida fue blanco de hostilidad por parte de quienes vino a amar y salvar. Sanó enfermos, echó fuera demonios, resucitó muertos, todo esto le traería consecuencias fatales, por parte de sus perseguidores, pero no le importó, porque lo hacía por amor. Al final, para deshacerse de Jesús, los hombres lo clavaron en una cruz, pero nuestro Padre Dios lo resucito y lo llevó al cielo. A pesar de ser rechazado, Jesús sigue declarando: “Todo el que a mi viene, yo no le echo fuera” Lo sacamos de la tierra, pero Él vino a invitarnos al cielo, todo por amor. ¿Rechazarás este amor tan grande e incondicional? Cuantas veces, ha tocado a tu corazón, cuantas veces ha estado ahí esperando por ti, esperando a que te decidas a entregarle tu vida, cuantas veces la humanidad ha seguido rechazándolo, pero Su amor por nosotros no se rinde.

Ya es hora de que te entregues a Él, que le abras tu corazón, invítalo a entrar en el pesebre cálido de tu corazón, Él se humilló a la condición de hombre, salió de todas sus comodidades, se expuso al desprecio por una sencilla razón: Porque te ama. Él dice: He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo. ¿Dejarás a Jesús tocando a tu puerta? Hoy es el día de tu milagro, hoy es el día de tu Salvación, hoy es el día que te arrepientas y le entregues tu vida al Salvador de la humanidad. Terminen con besitos y abracitos en familia. Escuchen “Solo tú” Lilly Goodman

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>