Jesucristo, tu amor me hizo libre. MARTES 08 de Agosto

Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. Muchos se encuentran perdidos, buscando de un lugar a otro obtener paz, liberación, tranquilidad, aceptación, porque solo han encontrado desilusión, frustración, dolor. Dios Padre, como un buen padre, nos proveyó un camino por el cual podemos retornar a Su presencia, el lugar donde Su Gloria nos hace completos; creó un plan para rescatarnos del pecado, para sacarnos de la obscuridad, de la enfermedad, de la pobreza y la maldición. Envió a su Hijo Jesús a vivir en la tierra como un hombre, con la única diferencia que nunca pecó; Jesús murió en la cruz, ocupando el lugar que nos correspondía por causa de nuestra desobediencia; tomó todos nuestros pecados, todas nuestras dolencias, toda nuestra pobreza; Jesucristo, llevó nuestro castigo; pero la buena noticia es que Él resucitó, venció la tumba, fue levantado de entre los muertos, ascendió al cielo para presentar Su Sangre por nosotros; con su resurrección nos dio acceso a la vida eterna.

¿Por qué Jesús hizo este sacrificio? Para restaurarnos a nuestro estado original, para llevarnos de nuevo a la Gloria de Dios para la cual fuimos creados. Somos reconciliados con Dios Padre por medio de Jesucristo, recibimos Su Espíritu y nacimos de nuevo, nuestro espíritu pasó de la muerte a la vida y ahora tenemos libre entrada a la Presencia de Dios, donde lo tenemos todo, donde nada nos hace falta, donde somos completamente libres. La Sangre de Cristo nos da acceso al Padre y nos conecta con Su Presencia. Tú fuiste creado para vivir en la Gloria de Dios; acepta a Dios como tu Padre, reconoce a Jesucristo como tu Señor y Salvador, permítele gobernar en tu corazón, dejar que el Espíritu Santo sea quien te guíe cada día de tu vida, Jesús dijo: “…el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí, nada podéis hacer” Fuimos diseñados para vivir en el ambiente celestial, pero separados de Dios, por causa del pecado, nada podemos hacer.

¿Caerás en las tentaciones del mundo, que lo único que buscan es sacarte de la Presencia de Dios, donde lo tienes todo? El pecado es una trampa para separarte de una relación de amor y confianza con tu Padre Celestial, vuelve ahora en amistad con Dios y tendrás paz y por ello te vendrá bien, eso dice Job 22:21-28. Reconcíliate de nuevo con tu Padre Dios, Él te ama y está esperando por ti, Él es un buen Padre, e insistirá contigo, hasta que vuelvas a sus brazos de amor, no se rendirá, porque Él no quiere que ninguno se pierda. Terminen este Altar Familiar con muchos besitos y abracitos, recuerden compartirlo con sus amigos y familiares; pueden continuar escuchando más Palabra de bendición por la emisora on line www.iglencuentro.org o desde tu App Iglesia El Encuentro. Escuchen “Confiaré en ti” de Majo Solís. Te animamos a que invites una familia a tu casa y les compartas el Altar Familiar, juntos estamos transformando vidas con el Poder de la Palabra de Dios.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>