No temas, solamente confía Martes 16 de Mayo

Job 3:24-26. Porque el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que yo temía.  No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado, no obstante, me vino turbación. ¿Job se acostaba tranquilo a dormir? Creo que no, porque seguramente le venían pensamientos: que lo iban a robar, que lo iban a atacar, que a lo mejor le vendría una enfermedad, que a sus hijos algo malo les iba a pasar; y no es que haya tenido mala suerte, sino que obtuvo el resultado de lo que confesó, porque la Biblia dice en Proverbios que el temor trae lazo, que lo que el hombre teme eso le vendrá.

Temor es duda, y el que duda está llamando a Dios mentiroso, el temor es un imán que atrae todo lo malo. Cuando tú HABITAS al abrigo del altísimo, cuando pasas tiempo adorando a tu Padre Dios, estás confiado y ningún mal te tocará ni a tu familia. Mientras tus hijos están en casa y obedecen las normas del hogar, nada malo les sucede; pero cuando ellos toman la decisión de hacer las cosas a su manera, corren el riesgo de sufrir graves consecuencias por estar sin protección, ni cobertura. Dios es un buen Padre, que cuida a aquellos hijos que quieren permanecer en Él, dispuestos a recibir todas las bendiciones por causa de habitar en Su Presencia.

Hoy toma la decisión de alejarte del temor y la preocupación, debes permanecer confiado en tu Padre Dios, tú puedes vivir en libertad, muchos han construido su propia cárcel y están presos del temor, realmente eso es horrible, porque no disfrutan la vida, se pierden de los mejores momentos, no aprovechan el reparador sueño de la noche, despiertan agotados por causa del insomnio provocado por los temores. Tal vez tú digas: “Yo no le temo a nada” espera un momento, deseo que revises tus confesiones, tu salud, tus resultados y mira si hay algo en lo que no estés dando fruto y pregúntate cuál es la causa, porque si nos deleitamos en Dios, Él concederá las peticiones de nuestro corazón, porque es el premio de vivir confiadamente en Su Palabra. Si estás pasando por una prueba, lo primero que debes hacer es quitar el temor, luego confesar la Palabra de Dios y dar gracias por la victoria que obtendrás, la prueba no dura para siempre, es temporal. Escuchen “Padre Nuestro” de Christine D´Clario

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>