Tu gozo me da fuerzas VIERNES 20 de Octubre

 

Filipenses 4:4 “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: !!Regocijaos!” Este consejo te lo está dando un hombre que se encuentra privado de la libertad. El Apóstol Pablo escribió esta carta probablemente durante su primer encarcelamiento en Roma, y sus palabras están caracterizadas por el gozo triunfante; aunque preso, Pablo nos invita a regocijarnos siempre en el Señor y nos está enseñando que el gozo no depende de las situaciones externas, sino de una relación profunda de amor y confianza con Cristo Jesús, de la seguridad de que Él es capaz de convertir toda circunstancia adversa a nuestro favor. Pablo estaba en la cárcel, pero jamás permitió que la cárcel entrara en su corazón.

Tú debes ir en contra de la corriente, porque este mundo está lleno de situaciones que llevan a la muerte, y si no tienes el gozo del Señor, te dejarás arrastrar por la enfermedad, la ruina, el fracaso. Las crisis te llevarán a donde quieran, por lo tanto, tú no puedes quedarte sin fuerza, y tu fuerza está en el Espíritu de Dios que habita en ti. El Apóstol Pablo comprendió que el gozo le traería fuerza para soportar cada prueba y no ser derrotado. Un problema mueve el piso de cualquier persona, por ejemplo, una enfermedad repentina, el quedar sin trabajo. Una noticia puede cambiar la vida en un instante, pero tú no puedes quedarte ahí paralizado, o actúas con fe, porque sabes que tu final siempre es salir victorioso de cada situación porque el Espíritu Santo está en ti, o te quedas ahí parado frente a esa pared contemplándola como un obstáculo. Saca todo tu gozo para decirle a ese problema que se tiene que retirar, porque tienes un Dios que tiene todo el Poder y está obrando a tu favor.

Muchos pasan noches enteras sin poder dormir, pensando en el problema, ya ni pueden comer, no sienten ganas de vivir, porque se han quedado sin fuerza. Qué tal si aprovechas tu tiempo, como lo hacía el Apóstol Pablo y en medio de las pruebas alabas a Dios, le das gracias por todas las cosas maravillosas que te ha dado, oras, meditas en Su Palabra, asistes a la Iglesia, a tal punto que estarás tan lleno del Espíritu Santo, que nada podrá derrotarte. Terminen este Altar Familiar orando los unos por los otros. Escuchen “Vivirè” de Redimi2.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>